Izar Construcciones Navales

Condenan a Izar a pagar 434.000 € por la muerte de un trabajador por amianto

EFE - Lunes, 17 de Julio de 2017 - Actualizado a las 10:30h.

BILBAO. Un juzgado de Bilbao ha condenado a la empresa Izar Construcciones Navales a indemnizar con 434.134 euros a la viuda y las tres hijas, que sufren diferentes grados de discapacidad, de un trabajador fallecido a causa del amianto.

Según ha informado asociación vasca de víctimas del amianto, ASVIAMIE, la sentencia del Juzgado de lo Social número 9 de la capital vizcaína ha resuelto que la empresa naval debe indemnizar a la familia del fallecido como resultado de dos sentencias acumuladas.

De esa manera, la empresa deberá abonar a la viuda 326.600 euros y 52.000 euros a la hija que vivía con el fallecido, así como 35.000 y 20.000 euros respectivamente para las otras dos, con discapacidades del 70 % y del 65 %.

La asociación ha relatado que el trabajador H.O.M. se incorporó a La Naval en 1966, pasando en 1969 a Astilleros Españoles hasta que se prejubiló en junio de 1998.

En su puesto, ese trabajador se dedicada a montar y desmontar andamios en los barcos que otros gremios utilizaban, estando en contacto con una "polvareda" y fibras de amianto.

En mayo del 2016 le diagnosticaron un Mesotelioma pleural epiteloide, que es reconocida por el INSS la Enfermedad Profesional y Incapacidad Absoluta con 73 años, y falleció en febrero de este año.

Según ASVIAMIE, La Naval y Astilleros Españoles incumplieron la legislación del amianto, que ya desde 1960 se consideraba un riesgo para la salud de los trabajadores. La asbestosis entró en la lista de enfermedades profesionales en 1961 y en 1978 se calificó de la misma manera el mesotelioma.

Las empresas estaban obligadas a la protección del trabajador con controles médicos específicos, el control y medición ambiental del polvo con medidas tendentes para reducir el ambiente pulvigeno, la dotación de protección individual de los trabajadores y la ventilación adecuada de los locales de trabajo, pero los astilleros incumplieron esas medidas preventivas.

Así, ASVIAMIE ha considerado que "la sentencia desbarata los argumentos de Izar Construcción Navales, que trata de culpar sin prueba alguna a otras empresas, en las que el fallecido trabajó antes de su incorporación a la Naval en 1966, llegando cuestionar el vínculo entre el fallecimiento y el mesotelioma como enfermedad profesional certificado por el Hospital San Juan de Dios".

A su entender, esa resolución "pone al descubierto el incumplimiento durante décadas por las empresas de la amplia legislación de Seguridad e Higiene vigente, al despreciar los riesgos del amianto para la salud de los trabajadores y la prevención de las enfermedades profesionales".

Por ello, ASVIAMIE ha planteado que "a empresas de la industria naval que se impliquen conjuntamente con los gobiernos, mutuas y grandes empresas que manipularon la fibra cancerígena" para crear un Fondo de Compensación que repare el daño causado a las víctimas del amianto, evitándoles la vía judicial".