participantes de Bilbao Triathlon

“No creo que el agua de la ría esté peor hoy que hace dos años”

Nadadores de la travesía de La Sardina defienden estas pruebas y desean “volver a la normalidad”

“En ningún momento me replanteé el participar en esta prueba” “Si hubiera un riesgo realmente elevado, esta prueba no se hubiese celebrado”

Miguel Ángel Pardo - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Santurtzi- La travesía de natación La Sardina, organizada por el Club de Natación Santurtzi, vivió ayer su cuarta edición, asentándose así en el calendario de pruebas de este deporte. Ni siquiera los cinco casos de leptospirosis detectados entre los participantes de Bilbao Triathlon impidieron que se celebrase la prueba santurtziarra, circunstancia que sí se ha dado, por ejemplo, en el caso del Winnerman y la Travesía a Nado de Barakaldo que estaba previsto que se celebrasen el próximo fin de semana y, finalmente han sido canceladas.

Ayer, cerca de medio millar de nadadores tomaron parte en la prueba santurtziarra que incorporó nuevas medidas de seguridad como la prohibición de participar en la travesía que une Bilbao y Santurtzi a aquellas personas que tuvieran heridas abiertas y la obligatoriedad de, tras la prueba, ducharse con un gel biodegradable en el polideportivo Mikel Trueba del municipio.

De esta manera, el centenar de nadadores que tomó parte en la travesía larga, de once kilómetros, que se desarrolló entre la explanada del Museo Marítimo y el puerto de Santurtzi fueron los grandes protagonistas de la jornada. “Es evidente que estos casos que se han dado en la ría nos han dado más quebraderos de cabeza y más trabajo a la hora de organizar la prueba, pero todos esos obstáculos los hemos superado con tesón y dedicación”, explicó Arantza Artetxe, presidenta del Club de Natación Santurtzi. Según apuntó la organización de la prueba, de los 130 nadadores que se inscribieron en la travesía de Bilbao a Santurtzi hubo dos bajas “por cuestiones personales y que nada tienen que ver con lo ocurrido en el triatlón de Bilbao” y unos cuantos que no llegaron a presentarse. Además, cerca de una docena de deportistas no pudo tomar la salida, ya que presentaban heridas que impedían su participación.

Los nadadores se zambulleron a las 09.30 horas en las aguas de la ría a su paso por el Museo Marítimo y allí comenzaron un esfuerzo que, en la mayoría de los casos, superó las dos horas de duración. Uno de los que bajó el crono de las dos horas fue el gorliztarra Adnan Mustafik, ganador de la prueba en categoría masculina. “En ningún momento me replanteé el participar en esta prueba tras conocerse los casos de leptospirosis. Sí ha habido quien me ha dicho que mejor que no participase, pero el agua está bien y eso es algo que le puede pasar a cualquiera en cualquier sitio”, señaló este deportista que tenía previsto tomar parte en la travesía organizada por el Club Deportivo, prueba que ha sido aplazada.

Una de las medidas tomadas por la organización fue el prohibir la participación en la prueba a aquellas personas que presentasen heridas abiertas. “El otro día, bromeando con un amigo, le decía que tenía que tener cuidado hasta afeitándome y depilándome para no cortarme y poder participar. Hay que perder el miedo”, señaló Mustafik. De la misma opinión era Ainhoa Irure, ganadora de la travesía en categoría femenina. “No creo que el agua de la ría esté peor hoy que hace dos o tres años. Si hubiera un riesgo realmente elevado, esta prueba no se hubiese celebrado. Además, confío en la organización y han añadido nuevas medidas como la obligatoriedad de ducharse con un gel especial que nos han dado. Esta es la tercera vez que hago esta travesía y el año que viene quiero repetir porque es una prueba preciosa”, señaló la nadadora bilbaina poco antes, precisamente, de poner rumbo al polideportivo Mikel Trueba, lugar en el que los participantes se dieron esa ducha con el gel facilitado por la organización.

Otro de los deportistas que destacó por el gran papel realizado en la prueba fue el barakaldarra Zigor Díaz, quien quedó segundo en la travesía larga. “El agua estaba muy bien, había muy buenas condiciones. Yo he nadado muy tranquilo, la organización ha tomado todas las medidas de seguridad, tampoco hay nada que verifique la presencia de la bacteria en las aguas de la ría, así que he nadado con total confianza”, explicó Díaz.

retomar la normalidadTras lo acontecido en las últimas semanas, quien más y quien menos espera que se retome la normalidad en torno a la ría. “Es una pena que, por ejemplo, se hayan suspendido las pruebas que iba a haber la próxima semana en Barakaldo. Esperemos que lo que se ha vivido en Santurtzi sirva para que se celebren todas las pruebas que estaban previstas y se vuelva a la normalidad”, explicó Adnan Mustafik.