El alavés se interesa por Javier Eraso

El conjunto albiazul baraja el fichaje del navarro si es descartado por Ziganda y rescinde su contrato

Borja Mallo - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

gasteiz- El Deportivo Alavés tiene muchos frentes de negociaciones abiertos, pendientes en la mayoría de los casos de las decisiones de los clubes que tienen los derechos de los jugadores que Sergio Fernández quiere incorporar al nuevo proyecto albiazul. Con varios futbolistas ya hay acuerdos más o menos firmes, pero hay que concretar también aspectos como traspasos o rescisiones de contrato para que puedan desembarcar en Mendizorrotza a lo largo de los próximos días, que pueden acabar convirtiéndose en semanas o, en el peor de los casos, quedando en agua de borrajas. En esta situación de tensa espera de los acontecimientos se encuentra El Gloriosocon Javier Eraso, un centrocampista que tiene vínculo en vigor con el Athletic y a cuya posible desvinculación del club rojiblanco están muy atentos desde el Paseo de Cervantes para, entonces, acometer su deseada contratación.

El navarro, de momento, está concentrado en Suiza, tratando de ganarse un hueco en los planes de José Ángel Ziganda, tras una segunda temporada en San Mamés en la que apenas disputó trece encuentros a las órdenes de Ernesto Valverde, después de haber jugado 32 partidos -en los que consiguió cinco goles- con el mismo técnico en su primera campaña como rojiblanco. La presencia inamovible de Raúl García en la mediapunta y la acumulación de piezas en el centro del campo le dejaron sin apenas opciones -vigésimo segundo del equipo en minutos totales-, una situación que, al menos sobre el papel, apunta a repetirse en la presente campaña pese al relevo en el banquillo.

El Athletic cuenta con superpoblación de piezas en el centro del campo y el nombre de Eraso ha sido uno de los primeros en salir en la lista de probables descartes. Eso sí, las primeras decisiones de Ziganda en este sentido no llegarán nunca antes del final de la concentración en Crans-Montana, que concluirá el próximo martes. El técnico quiere probar a todos sus jugadores antes de comenzar a descartar piezas, pero, de partida, Eraso lo tiene complicado para cumplir una tercera campaña como rojiblanco.

El centrocampista afronta su último año de contrato con el Athletic y no desea revivir de nuevo la experiencia de la pasada temporada, cuando apenas disfrutó de oportunidades. Leganés y Eibar son dos clubes que también se han interesado ya por su situación, pero la idea de pasar a engrosar la plantilla del Alavés es la que más parece atraerle.

Para que ese matrimonio pueda acabar concretándose, siempre y cuando Ziganda exprese antes que no cuenta con él, el futbolista tiene que resolver primero su actual vinculación con el Athletic. En las dos últimas temporadas, el Alavés ya se ha encontrado con bastantes trabas para hacerse con los servicios de exrojiblancos como Gaizka Toquero e Ibai Gómez.

todoterreno con gol De momento, y con Eraso a las órdenes de Ziganda en Suiza, El Glorioso se mantiene a la expectativa con un futbolista que le puede ofrecer muchas alternativas en el centro del campo y que, además, cuenta con un buen instinto goleador. Formado en la cantera de Osasuna, fue protagonista de uno de esos habituales desencuentros entre los rojillos y el Athletic cuando puso rumbo a Lezama, donde brilló en el filial para irse dos años al Leganés al no tener hueco en el primer equipo. En el conjunto madrileño fue clave en el ascenso a Segunda División, lo que le abrió de par en par las puertas de San Mamés.

Si el Alavés consigue incorporar a Eraso, ganaría un jugador de carácter y raza que puede actuar en todas las posiciones del centro del campo y que aportaría un importante despliegue físico y también una buena capacidad goleadora. Un perfil diferente al de los jugadores de eminente corte técnico por el que el club albiazul ha apostado en la zona de tres cuartos, ya que se trata de un todoterreno que cubre mucho campo, con capacidad para incorporarse desde la segunda línea y buen remate para atacar sin preámbulos la portería rival.