Se construyó una cabaña en Tudela

Dictan alejamiento contra el padre del menor de 11 años que se refugió en el campo en Tudela

Se le investiga por maltrato y el niño queda bajo custodia de la madre

ENRIQUE CONDE - Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 12:20h.

PAMPLONA- La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Tudela ha decretado una orden de alejamiento para el padre del menor que se escapó de su casa en Tudela el pasado martes, de manera que no se puede acercar al niño, de 11 años, a una distancia inferior de 150 metros, según informaron fuentes del TSJN. La Policía Nacional procedió durante la mañana a la detención del padre del niño acusado de un delito de maltrato en el ámbito familiar y le pasó a continuación a disposición judicial. Tras tomarle declaración, la juez de guardia le impuso una orden de alejamiento de 150 metros del padre sobre el menor, una medida que se prolongará mientras dure la instrucción del procedimiento hasta que llegue a juicio y decretó su puesta en libertad provisional. El niño ha quedado bajo la custodia de su madre y se está investigando también la participación de esta y su conocimiento de los hechos. El suceso se conoció cuando el menor no regresó a su casa del colegio por la tarde. Se organizó así un órgano de coordinación para el dispositivo de búsqueda, que estuvo activado durante 24 horas.

La alerta sobre la desaparición del menor se produjo durante la tarde del martes después de que este no regresar del colegio a su domicilio en el barrio de Lourdes junto a su hermano. De hecho, entregó a este una carta narrando ciertas situaciones que había vivido para que la entregara a casa. Los padres interpusieron la denuncia correspondiente horas más tarde en la comisaría de Policía Nacional y de ahí se activó una alerta generalizada al resto de cuerpos policiales. Las primeras pesquisas se centraron en tratar de obtener información del menor a través de su ámbito familiar, vecinal y escolar. Su localización fue posible después de que sobre las 16.00 horas de la tarde del miércoles un agente de la Policía Municipal de Tudela que hacía un servicio en motocicleta, avistara en un camino rural conocido como el Camino del Rape, a tres jóvenes que se encontraban andando. Les dio el alto y los chavales se fugaron hasta una zona de maleza donde se escondieron. Era la cabaña del niño fugado, que se refugiaba allí con sus dos amigos, que le habían ayudado e incluso le habían llevado víveres y ropa hasta aquel lugar. El menor presentaba buen estado físico, aunque muy asustado, y había construido la cabaña con palets, telas y plásticos para pasar la noche.