primarias en el PSOE

Sánchez promete un nuevo PSOE que pasa por otras “caras y cargos”

Si gana en las primarias, garantiza que integrará a las otras candidaturas, a las que exige lealtad

Javier Núñez - Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h.

Bilbao- A falta de dos días para que los militantes del PSOE elijan a su nuevo secretario general, Pedro Sánchez afirmó ayer que si resulta ganador de esta contienda “tenderá la mano” a las candidaturas de Susana Díaz y Patxi López para que se integren en la Ejecutiva del partido. Un ofrecimiento a las candidaturas, que no a las personas, habida cuenta de la animadversión que se tienen Díaz y él, y al hecho de que el tercero en discordia, Patxi López, otrora fiel aliado suyo, y según denunciaron miembros de la candidatura del exlíder, a medida que ha avanzado la campaña de primarias se ha ido alineando junto a la andaluza.

Sin embargo, y pese a esta mano tendida, Sánchez quiso dejar clara la distinta versión de partido que ofrece su propuesta con respecto a Susana Díaz -“uno es el PSOE de la militancia y no el PSOE de los notables”, señaló-, por lo que considera lógicos los cambios en la dirección del partido. “Si estamos a las puertas de un nuevo PSOE, debe haber renovación tanto en la Ejecutiva como en los cargos y las caras que han liderado el partido en los últimos meses”, anunció.

El primero de los cambios adelantados será el del portavoz del grupo parlamentario, Antonio Hernando, que no seguirá en el cargo si él es el vencedor. El cese de Hernando no sería el único cambio en la bancada socialista en el Congreso a tenor de las palabras de ayer de Pedro Sánchez, que aseguró que no se reconoce en un grupo parlamentario que “bloquea la comparecencia de Mariano Rajoy para explicar los caos de corrupción que afectan al PP”. Por ello, insistió en que las decisiones que está tomando el grupo socialista, “no son las adecuadas”.

Asimismo, Sánchez afirmó tajante que no va a alentar movimientos desestabilizadores en las federaciones cuyos líderes se han alineado con Díaz -Ximo Puig (Valencia), García-Page (Castilla-La Mancha) o Fernández Vara (Extremadura), entre otros-, pero espera que todos ellos acepten el resultado y sean leales al nuevo secretario general.

Sánchez se refirió también al programa presentado un día antes por Susana Díaz, un proyecto que a su entender supone una “involución en la participación democrática”, hasta el punto de mostrar su temor por el hecho de que la presidenta andaluza quiera acabar con las primarias para elegir líder.

Según señaló, el “programa ambiguo” presentado por la presidenta andaluza se presta a muchas interpretaciones. “Cuando habla de plantear consultar a la militancia sobre las consultas y sobre las primarias a la Secretaria General, lo que hace es dejar abierta la puerta con un texto muy ambiguo a muchas cosas, que pueden ser a favor o en contra”, afirmó Sánchez, quien recordó que eso es algo que está resuelto en el PSOE puesto que “los Estatutos dicen que la elección será por voto directo de los militantes”.

Ir a la guerraPatxi López también aludió ayer a los programas presentados por sus rivales. El exlehendakari criticó a Pedro Sánchez y Susana Díaz por cambiar su programa “cada diez minutos” y “por presentarlo “a última hora casi obligado”.

En una entrevista en RNE, López afirmó que no se puede estar con cosas de ultima hora, y acusó a sus dos rivales de estar armando ejércitos “para ir a la guerra”. “Esto es un puñetero desastre”, aseveró, avisando a sus adversarios de que las primarias no consisten en “perpetuar la fractura” sino en lo contrario.

A su juicio, si no se consigue parar el conflicto interno del PSOE, el partido puede pasar a la irrelevancia o directamente a la desaparición. “Me suelen decir: exageras, alarmista... pero vemos lo que está pasando en otros países europeos”, subrayó. Además, avisó de que “lo importante” no son exclusivamente las primarias, sino qué hará el partido los días posteriores a la elección del nuevo líder del partido. “Si soy secretario general quiero arreglar el problema de división, no planteo en cascada una guerra civil”, apostilló.