Derrotados por “dos chispazos”

Valverde lamenta la pegada del Madrid en un partido en el que considera que “merecimos bastante más”

Arkaitz Aramendia - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:04h.

BILBAO. La visita del Real Madrid a San Mamés, de donde solo el Barcelona había salido victorioso esta temporada, deparó un choque de altos vuelos marcado por la tensión, los roces y un nuevo intento de remontada en La Catedralque, al igual que sucedió en el envite del pasado curso, volvió a quedar en nada tras el gol del empate de Aduriz y el zarpazo posterior de Casemiro. De todo ello fue testigo directo Ernesto Valverde desde la banda. El técnico, que protagonizó una sonada y poco habitual protesta al colegiado y al cuarto árbitro en el minuto 22 por una falta del a la postre goleador Casemiro que quedó sin amonestación, observó desde el banquillo cómo el conjunto blanco sumaba los tres puntos en un choque en el que, pese al marcador final, el Athletic dio la cara en todo momento, como destacó el de Viandar de la Vera en su rueda de prensa posterior al envite.

“Esto es un juego de errores y aciertos y nos han ganado en dos chispazos que han tenido, aunque reconocemos que cada vez que pasan del centro del campo generan peligro”, apuntó Valverde, quien añadió acto seguido que “nosotros hemos intentado dominar el partido desde el comienzo y hemos tenido opciones para adelantarnos en el marcador. Quizás hemos acusado un poco sus dos goles, sobre todo el segundo, porque pensábamos que podíamos remontar y hemos tenido que remar de nuevo contracorriente, pero estamos satisfechos con el partido que hemos hecho”. El entrenador rojiblanco, que afirmó que “de habernos asentado con un poco más de margen en esa situación de empate, creo que podríamos haber marcado el segundo gol”, lamentó asimismo las ocasiones desaprovechadas en los compases iniciales del choque, un tramo del partido en el que “nos ha faltado concretar alguna de nuestras ocasiones de gol antes de que ellos marcaran”.

Valverde, cuestionado por las similitudes y diferencias que halló ayer con respecto al partido perdido ante el Barcelona en la segunda jornada de liga, el único choque en el que los leones habían mordido el polvo esta temporada como locales, señaló que “han sido dos partidos totalmente diferentes, pero ambos saben que este campo es difícil y tengo la sensación de que los rivales nos respetan mucho cuando vienen aquí. Tenemos que hacer que nuestra fama perdure y estos partidos nos ayudan a ello, pese al resultado”. “Es una derrota que nos duele, porque podíamos ganar e ir hacia arriba, pero no vamos a bajar los brazos. Estamos en la parte decisiva de la liga y el equipo me ha gustado mucho”, agregó el técnico, quien resaltó que “merecimos bastante más” en un partido que terminó definiéndose a la salida de un córner.

El goleador madridista, esta vez, no fue Sergio Ramos, sino Casemiro, quien se valió de una prolongación en las alturas de Cristiano Ronaldo para batir a Kepa. Valverde, cuestionado al respecto, se expresó sin tapujos: “Como ya hicimos en el Bernabéu, hemos vuelto a ajustar la defensa en los córners, poniendo tres jugadores en vez de dos para proteger esa zona corta en la que ellos entran muy fuertes, sobre todo, y cuando ha entrado Muniain por Lekue ha habido un desajuste ahí. He ordenado un cambio de marcaje y justo en ese córner han entrado con seis, pero cuando hay una peinada te desajusta todo”.

Valverde, satisfecho con el rendimiento ofrecido por Iturraspe y Lekue, también se refirió a Williams cuando un periodista le preguntó si ve al joven atacante bilbaino capacitado para jugar en cualquier equipo. “Está bien en el Athletic”, contestó el técnico, que volvió a piropear a sus jugadores al subrayar que “lo que más me gusta de mi equipo es que es muy generoso y no se entrega nunca”.

Sin pistas sobre su futuro

En cuanto a su futuro y a la posibilidad de aprovechar el parón de liga para definirlo públicamente, Valverde no quiso dar pista alguna: “No sé, ya veremos. No sé qué prisa le ha entrado a todo el mundo”. Tampoco Yeray, en zona mixta, quiso ahondar en el tema. El central, satisfecho por el trabajo realizado a nivel individual y colectivo, lamentó la derrota en un choque del que “se aprende mucho”.

El de ayer, no en vano, fue su primer partido contra el Madrid. “Tienen arriba a algunos de los mejores jugadores del mundo y cuando tienen ocasiones suelen meterlas”, reflexionó el baracaldés, quien confesó que el vestuario sabrá digerir la derrota, dado que “hemos estado bien y tenemos buenas sensaciones”. “Ahora viene el parón y después iremos a Iruñea a ganar a Osasuna”, añadió Yeray, que calificó como un “pequeño despiste” la jugada a balón parado que dio pie al 1-2.

En cuanto a su primera presencia en una convocatoria de la selección estatal sub’21, el rojiblanco no dudó en mostrar su alegría. “Tanto mi familia como yo estamos muy contentos. Lo estoy por estar convocado y por el trabajo que estoy realizando”, destacó Yeray, que volvió dar la talla ayer.