Un mirador ala ría en Uribitarte

La primera terraza sobre la ría se inaugurará mañana en Olabeaga

El local, que acumula ocho meses de retraso, tendrá mesas altas y bajas en 150 metros cuadrados

Ane Araluzea - Viernes, 17 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:03h.

Bilbao- Después de décadas dando la espalda a la ría, la ciudad comienza a valorar el prolifero caudal que favoreció su pasado industrial. Aunque, ahora, su principal componente de explotación está ligado al ocio. Mañana se inaugurará en Olabeaga la primera terraza sobre la ría de la mano del restaurante Astillero Euskalduna. Se trata de un proyecto que ha arrastrado ocho meses de retraso debido a diferentes circunstancias como obras realizadas en las aceras por el Ayuntamiento de Bilbao o la dificultad para encontrar mobiliario para estar a la intemperie.

Esta iniciativa se ubica sobre una plataforma en la cota de la acera sobre el ya desaparecido Cargadero Mineral de Olabeaga. De ahí que haya sido bautizada como El Cargadero de Olabeaga. Según su promotor, Javier López, ingeniero de Ingeport, es una forma de rendir homenaje póstumo al antiguo cargadero erigiendo una estructura con diferente cometido en el mismo emplazamiento. Esta circunstancia, precisamente, provocó que la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública se posicionase en contra de la terraza, al considerar que la plataforma tenía valor suficiente como para ser salvaguardada.

En cualquier caso, el proyecto que se presentó a Demarcación de Costas en 2012 fue aprobado al contar con la aprobación de las diferentes administraciones competentes en materias como inundabilidad, protección cultural, medioambiental o afecciones a la navegación. Eso sí, tratándose de una iniciativa singular, el estudio de la viabilidad provocó diversos aplazamientos, a lo que hubo que añadirse la demora habitual que acarrea la concesión de espacio marítimo terrestre. Cinco años después, la terraza sale adelante con la premonición de ser la primera de estas características pero no la última.

Con disposición para varias mesas, altas y bajas, la terraza de 150 metros cuadrados se alza sobre nueve pilares que sostienen unas vigas a las que se ha atornillado una superficie de madera. Asimismo, el perímetro está circundado por unos paneles acristalados con imágenes del cargadero. También se han dispuesto unas enormes sombrillas y lámparas calefactoras que protegerán de las inclemencias meteorológicas. La terraza cuenta además con una barra propia.

En palabras del promotor, entre las bondades del proyecto destaca que se eliminará el riesgo de colisión existente para las embarcaciones al quedar visible la plataforma, se promoverá el incremento del servicio de hostelería del barrio y se embellecerá el paisaje de la ribera.

En tramitación