athletic 3 - apoel 2

Un feliz reencuentro

Iñaki Williams, un puñal por banda derecha, condujo la mayoría de acciones de peligro del Athletic y volvió a marcar un gol tras un mes y once días de sequía

Aitor Martínez - Viernes, 17 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:03h.

DESBORDE por banda, imprimir velocidad a las acciones ofensivas y tener mucha presencia en ataque son tres de las funciones que debe cumplir un futbolista de banda. Recordar un compendio de todas ellas en alguna actuación de Iñaki Williams a lo largo de la presente campaña resultaría un ejercicio casi imposible. Al menos hasta anoche. Ayer, además de amargarle la noche a su marcador, Nicholas Ioannou, un joven lateral que apuntaba maneras durante su etapa en el Manchester United pero que en San Mamés fue una sombra de Williams, siempre corriendo tras su estela, superado una y otra vez, se reencontró con el gol y con su mejor versión, para poner fin a un mes y once días de sequía. La del atacante fue una actuación redonda, con la que se ganó a pulso la atronadora ovación con la que le despidió el respetable cuando fue sustituido a los 78 minutos de juego.

Williams fue un puñal por banda. Un ciclón. Hiperactivo. Participó en la gran mayoría de las acciones ofensivas del Athletic, entre ellas el primer y el tercer tanto, y solo la falta de atino de Iker Muniain en el remate y un par de buenos cortes de la zaga del APOEL le impidieron sumar a su cuenta particular un par de asistencias que tenían a Aritz Aduriz, solo en boca de gol, como destinatario.

Superó a su par por velocidad, con regates en corto y por fuerza, de todas las maneras posibles. La primera gran jugada colectiva de peligro nació de sus botas, tras recibir en largo de Óscar de Marcos, pero Muniain, solo en el área pequeña, envió su remate de cabeza alto cuando lo más sencillo hubiese sido acertar entre los tres palos. Diez minutos después, a uno para alcanzar la primera media hora de juego, en una acción en la que volvió a ganarle la espalda a Ioannou, se plantó solo delante del meta Boy Waterman pero decidió ceder el balón a Aduriz, que no llegó a rematar, pues se le anticipó la defensa.

Menos generoso se mostró Williams tras el tanto del APOEL Nicosia. Esencia de nueve. Recibió un balón franco en el interior del área y fusiló al meta holandés, que sacó una buena mano para rechazar el balón, si bien no pudo hacer nada instantes después para desviar el remate de Mikel Balenziaga, que entró a gol tras tocar en dos futbolistas del conjunto chipriota.

La superioridad demostrada por el Athletic en el primer acto fue mucho más evidente tras la reanudación y las acometidas por el costado derecho del ataque se multiplicaron. Menos exigido en labores defensivas que en otras ocasiones, Williams centró todas sus energías en el ataque y continuó aportando su granito de arena con un puñado de peligrosos centros y mucha facilidad para el desborde.

cuarto gol europeoA pesar de estar presente en casi todas las acciones ofensivas, no participó del tanto de Aduriz, el de la remontada. Lo cual fue noticia. No faltó, eso sí, a su cita con el gol para redondear una noche que parecía perfecta hasta que el APOEL recortó distancias a un minuto para el final. Williams dejó la banda a Raúl García, uno de los pocos centradores en condiciones que tiene este Athletic, y sirvió un gran balón al corazón del área para que el delantero rojiblanco, disfrazado de Aduriz, cruzara el balón perfecto con la testa al segundo palo. Un remate digno del mejor cabeceador.

Ayer, casi dos años después de su bautismo europeo en el Olímpico de Turín, donde se estrenó como goleador en Europa el 19 de febrero de 2015, unas pocas semanas después de su debut con el primer equipo, anotó su cuarto tanto en la Europa League en 16 encuentros, el primero de la presente campaña.

Al término del choque, Ernesto Valverde calificó la actuación de su pupilo como “muy buena”. “Ha desbordado y ha encontrado el premio del gol, algo que necesitábamos de Iñaki. Él siempre ronda esas zonas de gol, aunque hay veces en las que está más acertado que en otras. Nos da muchísimo y para nosotros es fundamental que se relacione bien con el gol, pues es un delantero tirado en banda. Si está acertado, nos da mucho en ataque”, detalló el técnico, satisfecho por el rendimiento del atacante.