antropólogo forense y profesor de la UPV

Etxeberria defiende “cerrar heridas” con las exhumaciones de restos de fosas comunes

Lunes, 29 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:04h.

Bilbao - El antropólogo forense y profesor de la UPV/EHU Francisco Etxeberria aseguró ayer que detrás de las exhumaciones de restos de fosas comunes “no hay ánimo de revancha” y que “se están cerrando las heridas abiertas” por la Guerra Civil, aunque algunos políticos digan que eso “no hay que tocarlo”. En una entrevista a Efe con motivo de su participación en una charla organizada por la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, calificó por tanto de “equivocada” la discusión de aquellos que discrepan acerca de si la memoria histórica abre o cierra heridas. “En los quince años que llevamos exhumando cadáveres en distintos municipios españoles lo que ha ocurrido es que se han cerrado heridas. La gente se ha relacionado de un modo muy distinto de lo que dicen los políticos”, zanjó.

Etxeberria agregó que lo que más le asombra es que “mientras algunos partidos políticos dicen que esto no hay que tocarlo, sus afiliados e incluso alcaldes y concejales” les “están ayudando” en su labor de recuperación de restos. Recordó que las exhumaciones “han existido siempre” desde la dictadura y que en la década de los 80 se llevaron a cabo algunas aunque “sin apoyo técnico, ni institucional”. A partir de ese germen, en el año 2000 surgió el movimiento cívico de la Memoria Histórica -explicó- que reivindica cuestiones relacionadas con “una injusticia no bien resuelta y ahí era necesaria la implicación de técnicos y de personas cualificadas”. Desde ese momento, se han exhumado “8.500 esqueletos en 350 fosas comunes en toda España”, lo que supone cerca del 10% del total.

Sobre la Ley de Memoria Histórica de 2007, la calificó de “oportuna” y de ella dijo que “estuvo bien” porque, sobre todo, “se resolvió una cuestión que hasta entonces era un problema: el acceso a la documentación en los archivos”. En ese aspecto “funciona correctamente y fue un avance”, opinó, pero lamentó que en lo que concierne a las exhumaciones “no existe un liderazgo institucional”. La Ley de la Memoria Histórica “está bien, pero es insuficiente. No hay una política pública de memoria histórica en España”.

A su entender, esta circunstancia se debe a la existencia de un “complejo de culpabilidad tanto de algunos políticos como de las universidades e incluso de los profesionales académicos”. También a que lo desconocido “da miedo porque toca ese pasado reciente trágico”. Por ello, Etxeberria consideró que sería “pertinente” la implicación institucional “primero desde los ayuntamientos” y después de “todos los que sean autoridad en este país”. - Efe