Secciones Ir a la versión web
BARAKALDO 1-2 ATHLETIC CLUB

Guillermo se pone de moda

El delantero del filial, en plena racha goleadora, abrió en Lasesarre la senda del triunfo del Athletic, que consumó Aketxe, otro 'cachorro'

El plan A de Valverde no funcionó en un primer acto muy gris

pako ruiz - Jueves, 17 de Octubre de 2013 - Actualizado a las 06:04h.

Barakaldo-Athletic Reproducir

BARAKALDO: Xabier (Min. 74, Iturrioz); Expósito (Min. 46, Odei), Goikoetxea (Min. 46, Ariño), Neira, Aguiar (Min. 46, Delgado); De la Hoz (Min. 46, Garrido), Eneko Rubio (Min. 62, Izurza), Manu (Min. 62, Coque), Jorge García (Min. 46, Mentxaka); Dañobeitia (Min. 46, Joseba Arriaga) y Orbegozo (Min. 62, Etxaniz).

ATHLETIC CLUB: Herrerín; Iraola, Albizua, Gurpegi, Balenziaga; San José, Morán; De Susaeta, Beñat, De Marcos; y Aduriz. En el segundo periodo jugaron Iraizoz; Bustinza, Etxeita, Ekiza, Saborit; Iturraspe, Unai López; Guillermo, Aketxe, Merino; y Toquero.

Goles: 0-1: Min. 61; Guillermo. 1-1: Min. 73; Ariño. 1-2: Min. 84; Aketxe.

Árbitro: González Esteban.

Incidencias: Unos 4.800 espectadores se dieron cita en el amistoso de Lasesarre, con gran mayoría de público infantil.

barakaldo. Guillermo se ha puesto de moda. Presume de su semana fantástica. Siete días atrás decidió el amistoso ante el Mirandés con un tanto de alta escuela, el pasado sábado firmó un doblete con el Bilbao Athletic frente al Real Madrid C y ayer el cachorro abrió el triunfo del Athletic en Lasesarre. Su inspiración de cara al gol, todo un tesoro futbolístico, le hace estar en boca de toda la familia rojiblanca. Incluso hasta se convierte en un marrón para Ernesto Valverde, sobre el que emerge una cierta presión para dar la alternativa al de Arrigorriaga en el primer equipo. El debate es interesante. Guillermo y Aketxe, con un soberbio gol a balón parado, sellaron la victoria ante el Barakaldo en un partido de dos caras, amable la del segundo acto, con cinco chavales del filial en el césped, e insulsa la del primero, donde los leones desplegaron un fútbol con escasa sustancia.

Este tipo de partidos se diseñan para hacer esas pruebas que el técnico tiene en la cabeza y que se interiorizan. Valverde, al igual que en amistosos anteriores, puso en liza dos planes. Sin Laporte, Muniain (recién llegados de sus citas internacionales), Ibai, Herrera y Kike Sola (aún en proceso de recuperación de sus respectivas dolencias) y Mikel Rico (que disfrutó de descanso), tiró de inicio de una propuesta con otro buen número de sus habituales. Se trataba, además, del regreso de Mikel Balenziaga, que se volvía a asomar siete semanas después de su última presencia, el ya lejano 1 de septiembre ante el Real Madrid en el Bernabéu. El de Zumarraga recuperó sensaciones en una demarcación casi maldita y que ocasiona inquietudes a Valverde. Balenziaga cumplió a la hora de cerrar la banda, pero su aportación ofensiva fue mínima, como la del resto del colectivo, muy espeso a la hora de crear peligro.

Valverde probablemente sacó pocas conclusiones de un primer acto gris, pese a que los rojiblancos tuvieron más balón. Albizua respondió en el eje de la defensa en compañía de un Gurpegi para el que no existen los amistosos, por lo que funcionó la sociedad. San José ejerció por delante de la defensa, con poco impacto creativo, cuya función recaló en Erik Morán. El portugalujo, al que le hizo mucho daño su error en el estreno del nuevo San Mamés frente al Celta, fue de lo más potable en los leones al sacar dosis de su calidad, sobre todo en una buenísima asistencia a De Marcos, desorientado en el costado izquierdo. Beñat adelantó metros, pero su aportación se quedó en la mínima expresión.

El duelo, por tanto, se movió en un quiero y no puedo del Athletic frente a un Barakaldo con la lección aprendida y que no conoce la derrota en Liga. Iñaki Zurimendi blindó a su equipo en la medular y dejó hacer a los rojiblancos, que apenas inquietaron con una clásica acción entre Iraola y Susaeta, que no encontró a Aduriz, preso de esa obsesión que le martiriza. El donostiarra no ha visto puerta este curso y ayer tampoco se pudo llevar una alegría, lo que no es una buena noticia para un futbolista de su genética y del que el Athletic necesita su mejor versión como el comer.

Guillermo y la inspiración Esa buena versión la encarnó Guillermo, que lideró el cambio del Athletic a vuelta de vestuarios. El de Arrigorriaga está enchufado. Le sale prácticamente todo lo que intenta. Sabe que con sus goles ha abierto un debate. Hay quien exige una oportunidad para él en el primer equipo, aunque Valverde no tiene prisa. Guillermo marcó una semana atrás ante el Mirandés y repitió con un duro derechazo tras asistencia de Unai López, un centrocampista con mucho estilo (acaba de participar en un torneo en Hungría con la selección española sub'19) y del que apuntan en Lezama un bonito porvenir.

Guillermo y Unai López aportaron la nueva savia junto a Aketxe, Bustinza y Sabin Merino, los otros tres jugadores del Bilbao Athletic de los que echó mano Valverde. Aketxe, además, firmó el tanto de la victoria diez minutos después de que Ariño empatara tras un despiste defensivo de los rojiblancos. Lo hizo al ejecutar de forma magistral, con un misil ante el que nada pudo hacer Iturrioz, un golpe franco forzado al borde del área por Unai. Fue la reivindicación del futuro cercano, a los que se sumaron los minutos de Ekiza y Etxeita, y las ganas de Toquero, muy activo tanto como ariete como en banda.

© Editorial Iparraguirre, S.A. | Aviso legal | Ir a la versión web | Subir

Visite también m.noticiasdenavarra.com | m.noticiasdegipuzkoa.com | m.noticiasdealava.com